728 x 90

Revista 22

VICENTE FERRER, IN MEMORIAM

  • III Época
  • Diciembre 2009
  • Por Aspas Manchegas
  • 178 lecturas

La Asociación de Amigos de los Molinos cuenta con Vicente Ferrer entre sus nombramientos de Quijotes Universales, este año, durante el mes de junio se produjo el fallecimiento de este excepcional hombre que dedicó su vida a los demás, por tal motivo la Asociación de Amigos de los Molinos, no podía dejar pasar un recuerdo a su figura el día en que se nombraba el Quijote Universal 2009. Recogemos aquí algunas notas expuestas por el profesor Herraiz durante el acto cultural que la Asociación celebra todos los años en el primer sábado del mes de septiembre.

Vicente Ferrer nace en Barcelona (España) el 9 de abril de 1920. Durante su juventud, entra a formar parte de la Compañía de Jesús con la ilusión de cumplir su mayor deseo y vocación: ayudar a los demás.

En 1952, llega a Mumbai como misionero jesuita para completar su formación espiritual, y allí mantiene su primer contacto con la India. A partir de ese momento, dedicará el resto de su vida a trabajar para erradicar el sufrimiento de los más pobres de ese país.

Lamentablemente, su labor genera suspicacias entre los sectores dirigentes, que ven en él una amenaza a sus intereses y consiguen una orden para expulsarle del país. Ante este hecho, más de 30.000 campesinos, secundados por intelectuales, políticos y líderes religiosos, se movilizan en una marcha de 250 km para protestar por la orden de expulsión.

En una entrevista con Vicente, la entonces primera ministra Indira Gandhi reconoce su gran labor, comprometiéndose a buscar una solución y enviando este telegrama: "El padre Vicente Ferrer se irá al extranjero para unas cortas vacaciones y será bien recibido otra vez en la India."

En 1968, Vicente sale del país y regresa a España. En 1969, vuelve a la India y se instala en Anantapur (Andhra Pradesh), uno de los distritos más pobres del país, para continuar su lucha por los más desfavorecidos. Ese mismo año deja la Compañía de Jesús y crea, junto a quien será su futura esposa unos meses más tarde -Anne Perry- la Fundación Vicente Ferrer.

La Fundación Vicente Ferrer dirige toda su actividad a las castas bajas del distrito indio de Anantapur, con el que lleva comprometido desde hace más de 40 años. Todo este trabajo de canalización y gestión rindió sus frutos: tres hospitales generales, uno de VIH, un centro de control natal, 14 clínicas rurales, 1.696 escuelas, unas 30.000 viviendas y unos 2,7 millones de árboles plantados. Su trabajo y el de sus colaboradores ha cambiado para bien la vida de dos millones y medio de personas.

El 20 de marzo de 2009 fue ingresado de urgencia en el hospital de Anantapur, región del estado indio de Andhra Pradesh. Falleció tres meses después, debido a complicaciones respiratorias.

Navega por el sumario, para leer los distintos artículos de este número.