728 x 90

Revista 21

CRUZ «VERDE»

  • III Época
  • Diciembre 2008
  • Por Aspas Manchegas
  • 162 lecturas

Así se llama la plaza corazón del Barrio de las Cantarerías, aunque lo de verde de ahora, es un decir, pues no se corresponde con la realidad. Allí había hasta hace poco unos árboles que daban sombra durante el estío manchego a un grupo de personas mayores que se refugiaban de bajo de ellos, para pasar un rato agradable o charlar.

Según me dijo un empleado municipal, los árboles estaban enfermos y los cortaron, para ser sustituidos por otros nuevos, cuya sombra tardara años en ser efectiva. Yo me pregunto, si cuando uno está enfermo, se acude al médico, porque, si estaban enfermos, ninguna de las anteriores corporaciones se ocupó de ellos y poder recuperarlos, en lugar de que con el tiempo la enfermedad que padecían desembocara en su triste final.

«Donde están esos ecologistas que tanto presumen de proteger la naturaleza, de los abusos que muchas veces no son tales».

Lamento tener que volver al tema de los ruidos. El más molesto y peligroso, es el producido por esas motos con «escape libre», para las que no hace falta tener un sonómetro, pues claramente incumplen los niveles de ruido permitidos y no se les para y se les sanciona y posteriormente pasan control para comprobar que se ha corregido «el defecto» voluntariamente llevado a cabo.

También se puede incluir en este capítulo a los «quads» (esos vehículos híbridos de moto), que complementa el ruido con peligrosas maniobras, sobre todo cuando hacen los giros en las esquinas y que tampoco se controlan.

Otro capítulo de ruidos (aunque estos deban incluirse en la conducta cívica) son las conversaciones que se realizan en alta voz, cuando no a grito pelado y sobre todo en verano, que tenemos las ventanas abiertas y que llevan a cabo debajo de las mismas. Creo que existe una ordenanza (al menos así es en Madrid) en este aspecto que debe cumplirse entre las CERO horas y las SIETE de la mañana y que son las que normalmente se dedican al descanso nocturno.

«Qué opina de esto el Ayuntamiento y la Policía Municipal». En cuanto al aparcamiento, he constatado que se sigue haciendo sobre las aceras, sobre todo en la Plaza Mayor, sin que tampoco se tome una solución muy sencilla y económica, como sería poner «BOLARDOS» metálicos, que no hace falta que sean tan altos como los ya existentes en esa plaza. Además al no aparcar se evitaría la cantidad de manchas de aceite que «adornan» esas aceras.

En otro orden de cosas, debemos felicitarnos porque el Ayuntamiento haya por fin colocado los pasos cebra elevados, los que popularmente se les conoce como «guardias tumbados» y que obligan a los conductores a reducir la velocidad. Aunque algunos pasos son muy suaves y sobre todo las motos se los pasan a demasiada velocidad.

También es de alabar que según se comenta en el boletín municipal «EL PREGON» se haya decidido poner un poco de orden en el tema de las fachadas, de magníficas viviendas, que aun se muestran exteriormente como obras inacabadas, con los ladrillos a la vista, que incluso en algunos casos parecen que estuvieran abandonadas. Igualmente se va a corregir, la situación sobre muchas fachadas de las unidades frigoríficas de los aires acondicionados que en la mayoría de los casos podrían haberse ya instalado en su día dentro de balcones, patios interiores tejados, evitando el mal efecto que produce en la fachada.

No digamos de las antenas parabólicas, que se deben instalar en los tejados (como las otras normales) y no sobre las fachadas afeando las mismas, como si fueran un colgajo. Según mis noticias, la depuradora de aguas municipal ya se encuentra en periodo de pruebas a ver si de una vez, acaba prestando servicio y las aguas que proceden de hogares, bares y fábricas, es posible que lleguen a la Laguna de Manjavacas limpias, que sirvan para mantener la fauna que allí existe. Por último esperamos que las obras sobre las antiguas carreteras N-301 y N-420, se finalicen, pues son dos vías importantes para el pueblo, aunque tengo mis dudas de que se realicen bien, pues a la vista del planteamiento que ha hecho la empresa encargada el resultado será la «chapuza» correspondiente (ojalá me equivoque); y que no se olvide que queremos y necesitamos árboles (estamos en La Mancha), pero en cantidad y apropiados según la vía y el entorno en que vayan a ser plantados.

Navega por el sumario, para leer los distintos artículos de este número.