728 x 90

Revista 19

«Castilla – La Mancha y Guanajuato comparten una utopía de ilusiones quijotescas»

  • III Época
  • Diciembre 2006
  • Por Aspas Manchegas
  • 111 lecturas



Bajo la enunciación «Don Quijote en la Capital Cervantina de América», se ha celebrado en la ciudad mexicana de Guanajuato la décimo séptima edición del Coloquio Cervantino Internacional, que ha reunido a importantes cervantistas, escritores, estudiantes, profesores e investigadores de una decena de países de tres continentes, y que ha contado con la destacada participación del temblequeño Fernando Redondo Benito, aportando su visión desde Castilla - La Mancha.

Con duración de cinco días de intensa actividad, tanto matutina como vespertina, el Coloquio arrancaba con la Conferencia Magistral de la Dra. Carmen Iglesias, eminente historiadora española, integrante de número de la Real Academia Española de la Lengua y de la Real Academia de la Historia. Esa primera Conferencia, en conjunto con la ceremonia protocolaria de inauguración, presidida por el Gobernador del Estado de Guanajuato, Juan Carlos Romero Hicks, se ha realizado en el histórico Teatro Juárez de Guanajuato. Precisamente en el mismo lugar, que ha sido sede de todo el Coloquio, la escritora Margo Glantz dictaba una ponencia magistral, seguida de una mesa redonda en la que destacó, brillantemente, el poeta y ensayista santanderino Gustavo Soler, y en la que también participaba el Arquitecto Alfonso Álvarez.

El erudito francés Jean Canavaggio, autor de una de las biografías de Miguel de Cervantes más autorizadas y recurridas en el mundo académico internacional, ha dictado, durante el Coloquio Cervantino, una de las Conferencias Magistrales más reconocidas, afirmando que «después de haber sido creado por Cervantes, Don Quijote ha estado siempre presente en el espíritu de los hombres. Esta presencia llegó a tomar formas variadas, pero nunca se ha esfumado». También sostuvo que Don Quijote es 401 años después de su nacimiento un «símbolo de la búsqueda de lo absoluto por la vía, siempre engañosa, de lo relativo». Finalmente añadía Canavaggio que «desde nuestro punto de vista nos recuerda que el vagabundeo de Don Quijote no finalizó con su muerte. Continúa aún hoy día, ya no en el espacio del libro de donde sale sino en compás de otra trayectoria, la de los comentarios, y glosas de todo tipo que su relación con el mundo sigue suscitando».

Junto a Canavaggio también han estado la Dra. Margarita Peña, escritora y catedrática de la UNAM y el investigador español José Manuel Lucía Megías. De igual modo se ha contado con la participación de la musicóloga española Begoña Loló, una de las principales especiales mundiales sobre repertorio musical asociado a Cervantes y su obra, y del escritor, traductor y editor Felipe Garrido.
El investigador inglés Anthoy Close, autor de tres libros clásicos de la erudición cervantina (La concepción romántica de Don Quijote, Don Quixote y Cervantes and the Comic Mind of his Age), desarrollaba una Conferencia magistral sobre «El Quijote y la teoría de la novela moderna», durante la celebración del Coloquio Cervantino. Close dijo que la obra escrita por Miguel de Cervantes en 1605 mantiene «su capacidad de fénix, de resurgir con vida renovada de las cenizas de interpretaciones caducas», también preguntándose cómo era posible que un libro escrito hace tanto tiempo, «producto típico de una época cuya mentalidad parece cada vez más remota», siga siendo una fuente de inspiración para los escritores de hoy. Concluía Close que para el británico de origen indio Salman Rushdie, la obra «está escrita desde la misma experiencia de desarraigo, desplazamiento y metamorfosis en que consiste la condición migratoria (…), de la que puede derivarse una metáfora de toda la humanidad».

Close fue seguido por las intervenciones de la novelista guanajuatense María Luisa «La China» Mendoza y del manchego Fernando Redondo Benito, recientemente nombrado «Guanajuatense Honorario», bien conocido en la Ciudad mexicana, y a cuyas gestiones se debe, precisamente, el otorgamiento a Guanajuato del título de «Capital Cervantina de América».


Redondo: El territorio de La Mancha: Caminos de Utopías
Fernando Redondo disertó y participó en el Coloquio Cervantino Internacional de Guanajuato con una ponencia titulada «El Territorio de La Mancha: Caminos de utopías», acercando a Guanajuato y Castilla - La Mancha, y afirmando que «Castilla - La Mancha y Guanajuato comparten una utopía de ilusiones quijotescas». El joven manchego, Presidente del Centro UNESCO Castilla - La Mancha, también aprovechó su intervención para posicionar en el universo cervantino a Guanajuato, posicionando los méritos que posee la Ciudad mexicana para su obtención del título Capital Cervantina de América, y que conseguía que nuevamente se celebraran las «andanzas del Quijote» por sus calles, callejones y plazuelas.

Afirmaba Redondo que «debemos ahondar lazos y crear puentes culturales entre los territorios de La Mancha, porque - en palabras de Carlos Fuentes - somos el territorio de La Mancha. Manchados, impuros, mestizos, abiertos por fuerza a la comunicación, las migraciones, la confianza en nuestra aportación al mundo». El temblequeño quiso afianzar su pertenencia al territorio de La Mancha, manifestado que su cuna es La Mancha, Castilla - La Mancha, su pueblo es Tembleque, que forma parte del territorio geográfico de Don Quijote de La Mancha, y señalando que «desde el corazón quijotesco que es El Toboso, con su sosegado silencio, encontramos los sueños y esperanzas de La Mancha».

Al hablar de utopías, Fernando Redondo cree que «la Humanidad y el mundo de hoy necesitan una gran capacidad de invención e imaginación», señalaba que «el ingenio y la imaginación son los impulsos y la fuerza que hombres y mujeres utilizan para hacer surgir un sentimiento cultural desde el conocimiento pleno del Quijote». En ese sentido, Redondo citaba a la escritora Nélida Piñon, quien dijo, al recibir el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, que «la imaginación de los seres, en su continuo respirar, es una conmovedora secuencia narrativa. Es la carta de las grandes navegaciones a cielo abierto. Nos hace cómplices de todas las culturas, de todos los siglos, de sentimientos soterrados o a flor de piel. Nos induce a restaurar las ruinas arqueológicas, en el ansia de escenificar el paraíso perdido.»

También manifestaba, Redondo, que «la utopía es una dimensión radical de la vida», situando a la misma a Don Quijote de La Mancha, porque el hombre «sólo investido de convicciones de superación, de disconformidad frente a los límites estrechos, puede cumplir su mayor compromiso: configurar el devenir en la justicia y libertad, igualdad y libertad». En ese punto, citaba al Quijote, en su afamada cita, «la libertad, Sancho, es uno de los más preciados dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad así como por la honra se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres».

Finalizaba su intervención realizando un reconocimiento público a Eulalio Ferrer Rodríguez, destacando que Ferrer «es impulsor de caminos desde las utopías y los sueños en el Territorio de La Mancha», y recordando el importante papel de Ferrer como «puen te cultural entre México y España», en palabras de Octavio Paz, y como puente cultural entre La Mancha y Guanajuato, en el propio reconocimiento del Presidente de Castilla - La Mancha, José María Barreda Fontes, que ha afirmado que Ferrer es «un gran embajador de La Mancha en Guanajuato y de Guanajuato en La Mancha», que ya hizo en su día la donación del «Quijote Azteca» en Ciudad Real. Señalaba Redondo que el Museo Iconográfico del Quijote representa una hermandad histórica, un encuentro entre La Mancha, en nacimiento constante de utopías, cuyo principal valedor es Eulalio Ferrer, y que nos ha enseñado que «desde el cruce simbólico de la X mexicana, aprenderíamos su hermosa lección de paciencia y convivencia. Tierra fértil del amor y la cortesía, de azules celestes y resplandores de sol».

Con ese reconocimiento a Eulalio Ferrer, como impulsor de caminos desde las utopías, se daba paso a una mesa redonda de estudiantes de literatura, con la asistencia de David Eudave (Universidad de Guanajuato), Patricia Marín (Universidad de Valladolid) y Anilú Varilla López (Universidad Veracruzana). También se contó con la Conferencia Magistral del escritor Jorge Eduardo Arellano, director de la Academia Nicaragüense de la Lengua, destacado estudioso de Rubén Darío, que hiciera mención de la visita de este afamado poeta a la Ermita de la Virgen de Alarcos, en Ciudad Real, así como al territorio de La Mancha para descubrir las aventuras del Quijote. La interesante disertación de Arellano fue seguida de las ponencias de la Dra. Ruth Fine, investigadora de la Universidad Hebrea de Jerusalén y del Dr. Frederick de Armas, distinguido filólogo norteamericano, quien recientemente vicepresidió la Cervantes Society of America; en tanto que después se realizaba la última mesa redonda con la participación del filólogo Antonio Rey Hazas y el novelista Ignacio Padilla, quien también dictaría el tradicional curso conferencia.


Nélida Piñon recibió la Presea Cervantina
La escritora brasileña Nélida Piñon, al recibir la Presea Cervantina de Guanajuato y dictar la Conferencia Magistral de Clausura del Coloquio Cervantino, afirmó que Don Quijote y Sancho Panza son una pareja tan inseparable para el imaginario mundial como Romeo y Julieta, que la inspirar a escribir sus novelas. «Si apenas llevo a uno de ellos en mi mochila de viajera, quedo coja. No sabría escribir las novelas que quiero. Pues sólo puedo osar escribirlas si tengo a Don Quijote y a Sancho como parámetro absoluto», dijo Piñon en su conferencia «El afortunado Sancho».

En su ponencia, donde realizaba un elogio de la figura de Sancho Panza en la obra de Miguel de Cervantes, agregó que «lo absoluto, en la narrativa, me viene a través del absurdo del genio de Cervantes»; la presencia de Sancho, dice la novelista, es de «enorme importancia incluso cuando Cervantes, por descuido o secreta razón, no lo menciona».

«Ningún otro vientre cristiano rivaliza con el suyo», afirma Piñon al explicar que la «obesidad de Sancho, no obstante, carece de lubricidad, le falta el óleo de la lujuria. Se atribuyen a él virtudes e ingenuidades». «El hecho es que Sancho y Don Quijote son rehenes de la visión con que Cervantes los forjó», dice la autora de «La república de los sueños» y «Voces del Desierto». Por último confesó que cuando piensa «en el acto de fabular» siempre recurre a Sancho Panza, quien aunque «acusado de ser un hombre trivial, amante del pan y de las patatas, rozaba el mismo absurdo que arrebata al hidalgo».

Con la Conferencia y la entrega de la Presea Cervantina a la escritora brasileña por parte del Gobernador de Estado, Juan Carlos Romero Hicks, el Rector de la Universidad de Guanajuato, Arturo Lara, el Presidente de la Fundación Cervantina de México, Eulalio Ferrer Rodríguez, y el Director del Museo Iconográfico del Quijote, Alfonso Alcocer, se daba por clausurada la XVII Edición del Coloquio Cervantino Internacional, llamado a desarrollarse bajo el titulo «Don Quijote en la Capital Cervantina de América».

Navega por el sumario, para leer los distintos artículos de este número.