728 x 90

Revista 19

PUEBLOS MOLINEROS

  • III Época
  • Diciembre 2006
  • Por Aspas Manchegas
  • 112 lecturas

Continuamos con esta sección en la que damos a conocer poblaciones que han tenido o tienen molinos de viento y cómo se encuentran en la actualidad estas construcciones.

Comenzamos hablando de la Alberca del Záncara, de la que el diccionario de Madoz nos dice que tenía un molino de viento, que se construyó entre 1752 y 1845. Este edifico se perdió con el paso del tiempo y su ayuntamiento está construyendo un molino de viento en uno de los parajes emblemáticos del pueblo; podemos observar que los materiales no son los más adecuados, ya que es más aconsejable usar mampostería, además de la proporción, un poco exagerada en cuanto a la altura, cuestiones estas que no le restan mérito a la idea de su recuperación.


Continuamos nuestro recorrido por la vecina villa de Belmonte, , que tenía fama de ser una de las más molineras de la provincia de Cuenca; el Catastro de Ensenada (1752) nos habla de ocho molinos de viento. De aquellos podíamos ver los restos de al menos tres en las elevaciones cercanas al castillo; uno de ellos, «el Puntal» fue quemado hace dos años. Hoy, su ayuntamiento, mediante una escuela de oficios se propone recuperar al menos tres edificios, con gran acierto en cuanto a proporciones y materiales, que tratan de ser lo más fieles posibles a lo que antaño existía. Ya lucen los nuevos en lo alto de sus serrezuelas.


Puerto Lápice, es otro de los lugares emblemáticos en relación con el Quijote, si no, recordemos su famosa venta. En 1845 las fuentes escritas nos hablan de un molino cercano al pueblo; pues bien, esta localidad de la Mancha ciudad- realeña ha recuperado dos de sus tres molinos, que lucen esplendorosos en la lejanía al paso de la carretera N-IV por este municipio. Parece que las expectativas son de recuperar un tercero con ayuda de la Junta de Comunidades.
Z.L-B.B,

Navega por el sumario, para leer los distintos artículos de este número.