728 x 90

Revista 19

HASTA CUANDO…

  • III Época
  • Diciembre 2006
  • Por Aspas Manchegas
  • 113 lecturas

Hasta cuando, habrá de esperar nuestro pueblo a tener en servicio la depuradora de aguas, que lleva ya un retraso considerable y que según parece lleva camino de convertirse en una obra sin fin, para mientras tanto seguir regando, con aguas fecales nuestros campos a pesar de que un organismo (SERPRONA) controlado por el Sr. Joan Mesquida (Director General de la Guardia Civil), no se debe Enterar. PENOSO Y LAMENTABLE.

Hasta cuando se va a consentir que haya solares sin control en zona urbana, como el de la Avda. Pedro Muñoz (frente a la cooperativa de ajos), en donde a parte de los desechos acumulados, las ratas (SI RATAS), campando por sus respetos. Es que nuestro Ayuntamiento NO SE ENTERA o NO QUIERE ENTERARSE.

Hasta cuando, nuestras autoridades municipales van a seguir ignorando el peligro que supone la circulación de motos, «quads», automóviles, etc. y no ponen de una vez por todas los «guardias tumbados» en las principales vías, tales como Mayor, Valentín Calonge, y Ramón y Cajal, Don Sabino, etc., para parar esa marabunta sin control.

Hasta cuando se va a seguir permitiendo aparcar en la Calle Don Sabino, que en realidad es la N-420 (Córdoba- Tarragona, por Cuenca) .a lo largo de todo su arcén, cuando existen calles adyacentes que permiten aparcar, sin que suponga infringir las normas de seguridad vial, o es que los pupilos del Sr. Pere Navarro (que tanto «vela» por nuestra seguridad y nuestros puntos), no pasan por ahí o no tienen órdenes concretas de actuación.

Hasta cuando el Ayuntamiento va a consentir el aparcamiento sobre las aceras, que ensucian con el aceite que pierden algunos vehículos y el estorbo que suponen para el paso de peatones. Claro que si nuestra primera autoridad, lo hace, pues los demás lo toman como ejemplo a seguir. La solución sobre todo en la Plaza Mayor es colocar «bolardos», para así impedir que aparquen y que incluso tapen las puertas de acceso a viviendas o establecimientos, como la farmacia.

Hasta cuando se va a autorizar construir viviendas, en las cuáles después de su magnífico equipamiento interior, SE TOLERE que la fachada quede aún y por mucho tiempo con el ladrillo de obra visto, distorsionando así el entorno y no percatándose que el color rojizo absorbe más calor, con diferencia, que si fuera una fachada de color claro. Igualmente vemos en nuestro pueblo fachadas en color gris cemento sin que el Ayuntamiento dicte una norma para que se obligue a terminar adecuadamente esa vivienda.

Hasta cuando van a estar sin señalizar en diferente color que el resto de la acera, los pasos de peatones en la Plaza Mayor, para que las personas con menos visibilidad y movimientos menos ágiles, no se encuentren, con que puedan dar con su cuerpo en el suelo, al no advertir esos rebajes, que por hoy están en color gris, como el mismo granito del resto de la acera.

Hasta cuando se va a permitir, que las terrazas de los bares invadan a su antojo y por completo alguna de nuestras calles, o bien las prolonguen sin fin.

Hasta cuando, por último se van a decidir nuestras autoridades municipales a construir (con visión de futuro) un aparcamiento subterráneo, que dé cabida al gran número de vehículos que inundan nuestras calles. La ocasión «la pintan calva», con la próxima remodelación de la Plaza de Cervantes y aprovechar para poner una escultura en homenaje al insigne escritor de nuestro mundial Don Quijote.

Navega por el sumario, para leer los distintos artículos de este número.