728 x 90

Revista 17

LOS SILENCIOS DEL CUARTO CENTENARIO

  • III Época
  • Julio 2005
  • Por Aspas Manchegas
  • 133 lecturas

A las pocas líneas de comenzar esta reflexión, me di cuenta de lo improcedente del título original; ya que contravenía cuanto yo quería expresar y difundir. Los Silencios Del Quijote no era el título adecuado para mi reflexión, y es que la obra cervantina y el personaje en sí, lejos de permanecer en silencio cada día tienen más eco, transmitiendo una sensación de mayor viveza y actualidad.
Y se han convertido en el principal motor de esta actualidad, por su esfuerzo, las numerosas Instituciones que no solo se han creado en torno al Cuarto Centenario, sino las que ya venían actuando con anterioridad, impulsando día a día la región mediante la difusión del más ingenioso de nuestros vecinos. Pero también por otros estamentos como el político, que se ha volcado en divulgar la universalidad de esta figura, aprovechando este Cuarto Centenario, y a fe que creo que en este sentido se está haciendo bien. Y lo creo por que lejos de aparentar un figurismo presente, se está usando a D. Quijote en particular y a la Obra en general como imagen de impulso de la región. La creación de entidades no sólo ya para el desarrollo de los actos conmemorativos, sino para que éstas perduren en el tiempo y sean motivo de desarrollo industrial, comercial, deportivo, etc., en definitiva de bienestar para la región, me parece la vía correcta a seguir. Y ello no sólo a través de la inversión en ese turismo de interior, gastronómico-cultural; de paz y descanso, antiestrés, en el que la región se está dando a conocer y potenciando sus atributos, sino también la celebración de charlas y coloquios, certámenes diversos de teatro, literarios, fotográficos, pictóricos etc., actos culturales, eventos deportivos y un largo etc. ; pero todo siempre anual, de forma que lo importante sea crear tradición y ser consuetudinario.



Porque queridos amigos, por muy universal que sea la figura de D. Quijote, es NUESTRA, y la debemos de defender y promocionar NOSOTROS. Sí, claro que con ayudas de Instituciones, incluso supranacionales; pero sin olvidar sus raíces manchegas. Y manchegos somos todos: « En un lugar de la mancha de cuyo nombre no quiero acordarme...». Ninguna población manchega posee en exclusiva el origen de su figura, se ignora, salvo el que era MANCHEGO. Es seguro que porque el escritor lo quiso así, sin que el por qué lo sepamos nunca. Y no olvidemos que tanto en nuestra región como en la obra están presentes D. Quijote y Sancho. Ese eterno enfrentamiento entre la cabeza en las nubes y los pies en la tierra. Y justamente pensando en todos los Sanchos y Quijotes que habitamos en estas tierras me pregunto ¿ Cómo estamos viviendo los manchegos de a pie el Cuarto Centenario ? Mi respuesta es contundente: los Silencios de Cuarto Centenario.
Hablo con la gente: amigos y clientes, hombres y mujeres de la región, con mayor o menor nivel cultural o adquisitivo; da igual. En primer lugar la conversación resulta forzada en tanto hay que sacarla, porque es un tema que no fluye. Luego y ante la avalancha de actos conmemorativos y demás información mediática las opiniones son diversas y cortas, parece como si hubieran construido por encima de esta región un excalectric tan alto que supiéramos que existe y que los coches circulan por él, y que nos es bueno y beneficioso por el desahogo de tráfico que comporta, pero del que desconocemos absolutamente todo, y esto no puede ser así. Los habitantes de esta región no podemos dejar pasar esta oportunidad que nos brinda el tiempo que nos ha tocado vivir para posicionarnos ante tal evento y tener la posibilidad de manifestar como queremos que sea la universalidad de la obra y su imagen en todo el mundo, como deseamos que se entienda la obra y la idiosincrasia de sus gentes. Y esa herencia se la dejaremos a las futuras generaciones, esas que vivirán el Quinto Centenario. Porque queridos amigos una cosa es la universalidad de la obra, quién soy yo para hablar de eso; y otra muy distinta el ingenio, la figura y el máximo exponente de lo manchego: D. Quijote y Sancho. Y para hablar de eso si me siento no solo capacitado, sino legitimado, a poder decidir como deseo que sea la imagen de mi región ante el mundo. Y lo hago porque como otros tantos muchos me siento identificado por la novela.
Y desde estas líneas hago un llamamiento general a las Instituciones públicas, privadas y políticas para que acerquen un poco más al pueblo manchego a estos actos conmemorativos y lo que es más importante a la difusión futura de la imagen del Quijote y de la Obra en sí. Lejos de ser una crítica, pretende ser un mensaje de SOS, para que no se convierta en una conmemoración para el pueblo pero sin el pueblo. Y lo digo porque he oído más veces la frase « Estoy hasta el gorro de todo lo del Quijote.... « que esta otra « Sé de qué va y estoy colaborando en........». Esto, que indudablemente no se puede permitir y me preocupa muy, mucho; está producido en parte por la dejadez propia de nuestra forma de ser y en parte por la excesiva institucionalización de la imagen y los actos conmemorativos. Pido que nos bajen un poco la altura del excalectric y pido que nos subamos a él. Por ello reitero mi petición de acercamiento institucional de todos los ámbitos al pueblo, para que no sólo se participe en este año, sino que se logre concienciar de la importancia que estos actos pueden tener en la región y su desarrollo si no son fruto de un año por moda, y sí de una forma más de acometer y vivir el próspero futuro que estoy convencido nos aguarda. Porque nos lo merecemos, porque somos una región de recios luchadores y trabajadores donde los haya, una región de esas que sustenta con su esfuerzo estados y naciones. Demostremos nuestras dotes participando y defendiendo lo nuestro.
Un cordial saludo a todos.

Juanjo Ramírez

Navega por el sumario, para leer los distintos artículos de este número.