728 x 90

Revista 17

PALABRAS DE FELICITACIÓN, EN EL CINCUENTA ANIVERSARIO DE LA ASOCIACIÓN «AMIGOS DE LOS MOLINOS»

  • III Época
  • Julio 2005
  • Por Aspas Manchegas
  • 134 lecturas

Con mucho gusto acepto la invitación que me ha cursado D. Enrique Tirado, Presidente de la Asociación Amigos de los Molinos de Mota del Cuervo, para escribir unas letras en la revista «Aspas Manchegas» con motivo del cincuenta aniversario de la fundación de dicha Asociación. Vaya por delante mi felicitación cordial a su Junta Directiva y socios por la labor que han desarrollado durante estos años a favor de la promoción cultural y turística de Mota del Cuervo y comarca, teniendo como telón de fondo esos gigantes de la historia manchega: los molinos de viento.
Este aniversario coincide con las celebraciones del IV Centenario de la publicación de la primera parte del «Ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha», obra Cervantina por antonomasia y la más importante de nuestra literatura española. Durante este año infinidad de Congresos, publicaciones, conferencias, estudios y eventos, giran entorno a esta obra cumbre de la literatura universal, analizando las múltiples facetas, temáticas y matices que nos ofrecen sus páginas. Pero no podemos olvidar -sobra recordarlo -que detrás de toda obra de arte se encuentra una persona concreta que refleja con ella su ser más íntimo y profundo. En este caso el mundo interior y exterior de Miguel de Cervantes queda plasmado en su obra literaria. No sería correcto, por tanto, analizar el Quijote sin conocer bien a su autor: quién era, qué contexto histórico le correspondió vivir, cuáles eran sus inquietudes e interrogantes, qué valores personales y sociales predominaban en su vida...
Les confieso que, en este sentido, más de una vez me he preguntado sobre la fe de Miguel de Cervantes, sobre su vida religiosa, su vida de creyente. Quizá esta dimensión esté poco estudiada a pesar de que en su obra hay infinidad de referencias al contexto religioso de su tiempo y a valores genuinamente bíblicos y evangélicos. No olvidemos que en 1609 fue recibido en la Congregación de Indignos Esclavos del Santísimo Sacramento y que en 1613 profesó como hermano de la Orden tercera de San Francisco. Creo sinceramente que merecería la pena conocer mejor al Miguel de Cervantes creyente, pues nos daría muchas claves para interpretar desde una nueva perspectiva el mensaje más profundo de su obra maestra. Por ello les animo a que se acerquen a este hombre excepcional en un estudio más íntimo de su personalidad donde, sin duda, la fe en Cristo Jesús configuró aspectos de su existencia.
Reiterando mi más calurosa felicitación y animándoles a seguir trabajando con ilusión a favor de nuestra tierra manchega y sus gentes, les imparto mi bendición.

RAMÓN DEL HOYO LÓPEZ
Obispo de Cuenca


NOTA: Al cierre de este número D. Ramón del Hoyo, abandona su cargo de Obispo de Cuenca. Le deseamos lo mejor, en su nuevo destino como Obispo de Jaén, a este buen Amigo de los Molinos.

Navega por el sumario, para leer los distintos artículos de este número.