728 x 90

Revista 15

La Sociedad Cervantina de Madrid Cumplió más de 50 Años

  • III Época
  • Abril 2004. Extraordinario
  • Por Aspas Manchegas
  • 135 lecturas

Uno de los frutos más positivos del IV Centenario debe centrarse en la lectura y estudio de la vida y obras de Miguel de Cervantes, sobre todo de la obra "cumbre" de las aventuras de don Quijote, con sus molinos, y sus viajes con los personajes de los capítulos de la primera y segunda parte, dentro y fuera de Castilla-La Mancha, y a nivel mundial.

En sintonía con este propósito, me detengo esta vez, con INFORME Y REPORTAJE ESPECIAL, en torno a la historia y a la pluralidad de iniciativas, que nacieron,al calor de la Sociedad Cervantina, desde 1.953, año de su fundación. El primer presidente fue el famoso investigador de Cervantes, Luis Astrana Marín, escritor conquense, nacido en Villaescusa de Haro, con un equipo entusiasta y vocacionado con objetivos programados en sus respectivos estatutos.

Esta noble iniciativa me recuerda la buena inquietud de la década de los años cincuenta, en la que se originaron otras dos fundaciones. En 1.951 se fundó la Casa de Castilla-La Mancha, con su sede en Madrid, (C/ Paz, 4), como primera entidad social promotora para aglutinar a todos los emigrantes, que se desplazaban desde los pueblos manchegos, en busca de trabajo. En esta Casa,se celebraron las primeras reuniones de la Sociedad cervantina. (ver página aparte de "Aspas Manchegas").
Despues, en 1.955, se creó en Mota del Cuervo la Asociación "Amigos de los Molinos", fundada por el equipo, que presidió Joaquín Piqueras con aspiraciones de unir a los pueblos de molinos, trazando en sus Estatutos La finalidad de hermandad de personas y grupos, fuera del ámbito de nuestra Región, y soñando con los ideales de don Quijote.

Hay que reconocer que se produjo, en aquella década referida, una reactivación de muchas ideaso, y mensajes cervantinos, y manchegos, inspiradores de viajes cualificados , con el fin de encontrar las raíces de los pueblos molineros y los caminos de la autentica "Ruta de don Quijote", siempre guiados por algún intelectual y literato, enamorado de nuestra tierra.

Entiendo que estos recuerdos ilusionados estaban llenos de tertulias, donde se debatían proyectos, dignos de ser investigados ahora para fundamentar los retos y compromisos -salvando la distancia de años, y formas de pensar y convivir- que manifiestan y aprueban para celebrar la gran efemérides del año 2.005.

En aquella época, se vivía de las crónicas, que José Martínez Ruiz "Azorín", escribió en ABC 1905, recalificando la "Ruta de don Quijote", y su posible retorno, con motivo de III Centenario junto con otros intelectuales y escritores.

Para ilustrar estos recuerdos, he acudido a la Sociedad Cervantina (ubicada en C/, Atocha ,87), donde pedí una entrevista al presidente José Montero Padilla, quien la rige desde 1.993, año en el que sucedió al anterior presidente Juan Antonio Cabezas, quien acababa de fallecer, después de ejercer una Gran actividad como presidente y como escritor con sus artículos y obras, que tuvieron resonancia con frecuencia en ABC.

Los presidentes anteriores fueron Juan Antonio Onieva, y Patricio González Canales, quienes conectaron y convivieron con el primer Presidente Luis Astrana. El actual secretario de la sociedad cervantina es José Antonio Vizcaíno. Destacadas personalidades han formado siempre parte de la Junta Directiva de esta entidad.

La sociedad cervantina -me dice Montero Padilla, enseñándome sus estatutos- es una asociación cuya finalidad y objetivos se concretan, como entidad cultural de ámbito nacional, en fomentar el conocimiento de la vida y obras del inmortal autor de "El Quijote",Miguel de Cervantes Saavedra, y difundir la lengua y literatura castellanas, por cuantos medios se usan para la expresión pública del pensamiento"

La actual sede goza de un antiguo y rehabilitado edificio, que ha sido declarado monumento nacional de caracter histórico-artístico, y que se alza sobre el solar, donde estuvo la imprenta de Juan de la Cuesta, donde se editó la Primera Parte del Quijote. Muy cerca , en la calle San Eugenio, 7, en otro local, pero por el mismo impresor, se editó posteriormente la Segunda Parte.

Las actividades,que organiza la Sociedad Cervantina, de acuerdo con su caracter y fines-sigue manifestando Montero Padilla- son cursos y ciclos de conferencias,y todo aquello que responda a los objetivos de su creación. Entre otras ilustres personalidades, han intervenido en nuestro salón de actos, Alonso Zamora Vicente, Manuel Seco,Gregorio Salvador,Emilio Lorenzo,José Hierro,José Montero Alonso,Alberto Sanchez, Pedro Lain Entralgo,Alfonso de la Serna, Miguel García Posada,Leopoldo de Luis,Luis Antonio de Villena,Joaquín Benito de Lucas, Cristobal Cuevas, y otros muchos más.

En sus once años,como presidente, Montero Padilla ha realizado una gran labor en la gestión de todo el dinamismo de esta institución cervantina, al tener un "curriculum" universitario meritorio. Es catedrático de Lengua y literatura Española de Institutos de Enseñanza Media, y profesor de literatura en la Facultad de Educación de la Universidad Complutense de Madrid. Cuenta con más de veinte libros,publicados de su especialidad. Ha prologado muchos libros y tesis de investigación, y ha participado en Congresos,con conferencias respectivas.Participó, como ponente principal en nuestro "Encuentro de Pueblos Molineros" (celebrado el 29-XI-1.996),cuya crónica y actas se editaron en la revista "Aspas Manchegas" (Septiembre 1.997).Es también vicepresidente del Instituto de Estudios Madrileños, y ha obtenido diversos galardones, entre los que sobresalen los premios "Castillo de Chirel", de la Real Academia Española.

Los actos más solemnes del año, organizados por la sociedad cervantina,corresponden con el 23 de Abril, fecha conmemorativa de la muerte de Miguel de Cervantes, jornada de homenaje tradicional al "Principe de los Ingenios Españoles". Según programa acostumbrado, se celebra en colaboración del distrito municipal de Moncloa-Aravaca, con algunas conferencias previstas en jornadas anteriores.

Se empieza el día con la misa por el eterno descanso del alma de Miguel de Cervantes, y de su esposa Catalina de Salazar en la Iglesia parroquial de San Marcos, Seguidamente, en la Plaza de España de Madrid, delante del Monumento a Cervantes, a don Quijote y Sancho Panza, se ofrendan coronas de laurel, y tiene lugar el discurso a cargo de un escritor ilustre.

En el acto homenaje de 2.003 actuó como protagonista el escritor Jose López Martínez, director general de la Asociación Española de Escritores y Artistas, y quien posee el titulo de "Molinero de Honor de la Sociedad Cervantina", firmado en tiempos del presidente Luis Astrana Marin.

El gran monumento, que se alza en la emblemática plaza de España tuvo su origen en el Real Decreto para su construción,firmado por el rey Alfonso XIII,y publicado en 1.916, al cumplirse el tercer Centenario de la muerte del autor del Quijote.

El correspondiente proyecto se debió al arquitecto Martínez Zapatero y al escultor Lorenzo Coullard Valera, Las obras dieron comienzo en 1.916,pero se interrumpieron, ya muy avanzadas, en 1.930, tras la caída del General Primo de Rivera.

Fallecido Lorenzo Coullard en 1.932, continuó después las obras su hijo Federico, el cual llevó a cabo en 1.956, las figuras de Dulcinea y Aldonza, sobre bocetos de su padre y asimismo, los grupos de figuras de la Gitanilla de Rinconcete y Cortadillo, embelleciendo así la grandeza del conjunto monumen al, que admiramos modernamente, como gran homenaje, que lo es a la lengua española y a cuanto significa la creación literaria de Miguel de Cervantes.

Los datos son tomados del artículo "Los monumentos cervantinos en Madrid", publicado en el tomo de los Anales del Instituto de Estudios Madrileños, y cuyo autor es el escritor y presidente José Montero Padilla.

Es de gran interés recordar los demás monumentos que se han erigido en Madrid en distintos lugares estratégicos en honor de Cervantes. La estatua que figura en la Plaza de las Cortes fué inaugurada en 1.835, aunque la orden fue firmada en tiempos de Fernando VII.El escultor fue Antonio Solá. - El rey José Bonaparte, en 1.808, hermano del famoso Napoleón, fué el primero que dispuso que se dedicara un monumento a Cervantes; cuya iniciativa noble se retrasó hasta el 23 de Abril de 1.833, que se concreto en la actual lápida conmemorativa, que aun figura hoy en la fachada de la Casa donde vivió y murió Cervantes en la antigua calle Francos, que ahora lleva el hombre de Cervantes, esquina a la C/ Leon. Cervantes fue enterrado en el cercano Convento de las monjas trinitarias, ubicado en la C/. Lopez de Verga (antigua"Cantarra").
En cuanto a otros monumentos, Cervantes tiene una estatua, bella y,acertada como literato, en la escalinata de la Biobioteca Nacional de Madrid.


José Pedroche

Navega por el sumario, para leer los distintos artículos de este número.