728 x 90

Revista 15

Texto del Pregón de Domingo Jiménez Beltrán

  • III Época
  • Abril 2004. Extraordinario
  • Por Aspas Manchegas
  • 121 lecturas

Autoridades, señoras, señores y queridos amigos, moteños, o casi moteños, todos hermanados en estas fiestas molineras en honor a la Virgen de Arriba.

Si es gran desafio el hacer un pregón, siendo de la tierra, por aquello de que uno no es profeta, y menos pregonero en su tierra no lo es menos, aunque de distinta índole el hacerlo siendo tan forastero, como lo soy. Así que entenderán que mi discurso se dirija más a glosar el futuro que el presente, a atisbar más el devenir que intuyo de este lugar y de sus lugareños y de los molineros y la molienda por poca enmienda que ésta tenga, y en el marco del largo IV Centenario de la publicación del Quijote que se avecina, ya que como ha anticipado el Vicepresidente José M. Barreda, va a ser la primera celebración de un centenario que dure cien años.
GRAN PROYECCIÓN FUTURA
Así que, aunque como hubiera dicho Groucho Marx, «yo no debería hacer un pregón en una villa, en que se admitieran pregoneros como yo», allá voy con este planteamiento de futuro.
Planteamiento que no es baladí. Si nuestros molineros de los siglos XV y XVI fueron tan ingeniosos (más que, o no sólo, ingenieros) en atisbar el futuro como para poder ocuparnos de ellos cuatrocientos años después, ¿no deberíamos espabilarnos nosotros para que nos tengan presentes al menos cien años después, en el 2105 cuando llegue el V Centenario de la publicación del Quijote?.
Así que, queridos hermanos en los molinos y en la Virgen molinera o Virgen de Arriba, moteños todos, el desafio no es sólo mantener el rico pasado y patrimonio cultural y artístico, sino sobre todo trasladarnos y proyectarnos con él al futuro. El desafío que os propongo, en este pregón, es atisbar el futuro desde esta magnífica atalaya que es el ‘’Balcón de la Mancha», y atisbarlo con los ojos del ingenio, de la imaginación y, porqué no, del interés, de la ilusión, de la inteligencia... (Y todas las íes que en el mundo han sido). Si dicen que dijo Jean Cocteau, al asomarme a este balcón : «por fin he visto el universo», qué menos podemos pretender hoy aquí la luz cultural de las jornadas de los pueblos molineros y a la luz del espíritu que anima estas fiestas que al atisbar el futuro para en haciéndolo anticiparlo y sobre todo conformarlo.
Hacia una Sociedad Sostenible
Decía una pancarta de unos sufridos porteños, o bonaerenses, cuando las protestas en Argentina, por el fraude financiero de «el corralito», arreciaban: «Queremos menos realidades y más promesas». Qué mejor sitio que este para elevarnos sobre una realidad que nos atenaza, y, por otro lado utópica, porque es insostenible, con sus injusticias y desigualdades, y plantearnos un futuro prometedor y sostenible, y, por tanto menos utópico, y eso y no más curiosamente es lo que intentó Cervantes con su Quijote, en el que en el discurso de D. Quijote y Sancho Panza, lo que Cervantes se planteaba era el progreso hacia un, mayor humanismo y una sociedad, no ideal sino posible, por lo sostenible.
Y leo del Quijote, Cap. II parte 1ª:
«Dichosa edad y siglos dichosos a quien los antiguos pusieron nombre de dorados y no porque en ellos el oro, que en esta edad de hierro tanto se estima, se alcanzase en aquella venturosa sin fatiga alguna, sino porque entonces los que en ellos vivían ignoraban estas dos palabras de tuyo y mío».
Y sería largo enumerar todos los capítulos en donde Cervantes glosa un concepto de sociedad deseable y donde el comportamiento moral en busca de la felicidad, y por oposición al simple progreso material (qué decir de esto en la actual sociedad de consumo) se resume en la condición del Hidalgo Don Quijote, condición natural para hacer el bien. (II, 25):
- «Pero cómo quiera que yo me sea, doy gracias al cielo, que me dotó de un blando y compasivo, inclinado a hacer el bien a todos y mal a ninguno». (II.25)
- «La verdadera nobleza consiste en la virtud» (I.36)
- «Sábete, Sancho, que no es un hombre más que otro si no hace más que otro» (I.18)
- «Porque la sangre se hereda, y la virtud se conquista, y la virtud vale por sí sola lo que la sangre no vale « (II.42)
Y así Cervantes o su personaje Don Quijote van tejiendo ese espacio, que se abre entre el hombre en acción y su destino de futuro en busca de una sociedad más feliz, partiendo fundamentalmente de la reflexión de la naturaleza, buscando el perfeccionamiento en lo natural, partiendo de esa certeza humanista de la posibilidad de un hombre naturalmente feliz, bueno y capaz de regirse por los principios de la naturaleza ,que perfeccionan nuestras facultades y tendencias.
Desarrollo para Castilla La Mancha
Así que como ya dijo Virginia Wolf «En el Quijote está todo, solucionado»
Y allí está escrito o por lo menos propuesto el futuro de Castilla La Mancha y el de Mota del Cuervo y de los pueblos molineros, del país, su paisaje y su paisanaje.
Esto y no más es lo que ahora nos fijamos, como referencia del Desarrollo Sostenible, que es una evolución, una mejora de la calidad de vida en consonancia con la naturaleza y que hace de nuestros desvaríos o incluso de algunos de desarrollos ayer buscados y hoy insostenibles, u hoy buscados (transporte y tráfico rodado desmadrado), y mañana insostenibles, simples anomalías de la naturaleza o anomalías ecosistémicas.
Hay que hablar de futuro para conformarlo y respetarlo, porque ¿qué mejor modelo de desarrollo para Castilla La Mancha, que aquel que nos depare una Región en la que las y los castellano-manchegos y moteños quieran que crezcan, se eduquen, vivan y trabajen sus hijos?. Y esto sigue siendo el desarrollo sostenible al que aspiramos contribuir con el IV Centenario para hacer de Castilla La Mancha y con ello de Mota del Cuervo y su comarca una Región piloto y modélica a nivel europeo, y, sobre todo, una Región a gusto de los castellano-manchegos, una Región de futuro y con futuro.
Aunque, como diría mi admirado Groucho Marx ¿El futuro? ¿Trabajar para el futuro? Pero ¿qué ha hecho el futuro por mi?, la respuesta se la da Woody Allen al decir ‘El futuro es donde voy a vivir el resto de mis días’, ¡qué bonita filosofía!
Y si nosotros no hacemos el futuro, otros lo harán por nosotros y quizás entonces no será el que deseamos.
Y aquí aprovecho la presencia de nuestro, también futuro, aunque de dentro un rato, Quijote Universal, Federico Mayor Zaragoza para referirme a dos enseñanzas que extraje de algunas felices coincidencias en conferencias en el pasado.
La primera es qué empresario viene de emprendedor, de pionero, adelantado a su tiempo, futurible,... y es esto lo que seguimos necesitando para conformar un futuro más prometedor, más emprendedores, como lo fueron, sin duda los primeros molineros, y menos meros negociantes y constructores especuladores.
La segunda es que, según me dijo, en un aparte comentando mi tesis de la Conferencia, que era que la Unión Europea debía superar los condicionamientos de EEUU y emprender un camino propio (era después de la espantada de EEUU en el protocolo de Kyoto), «que hiciéramos lo que hiciéramos en la UE, cuando llegásemos a la aspirada meta allí estaría ya EEUU». Poco después en la praxis que siguió al 11 de Septiembre, guerra de Irak .... creí adivinar el porque de este paradigma, el por qué de que hiciéramos lo que hiciéramos los EEUU llegan primero: ¡Porque los EEUU son los que deciden, donde hay que estar en cada momento! Así que sólo será posible para la UE el tener una posición privilegiada, si la UE tiene capacidad para optar por el modelo de desarrollo social, económico y ambiental que queremos para la UE, sus Estados, Regiones y Pueblos, y que no tiene o quizás no debe, coincidir con el que EEUU desea.
Oportunidad del IV Centenario
Y de aquí una conclusión que es aplicable también para Mota del Cuervo y su comarca, construir su propio futuro desde su realidad y sus ambiciones y, porque no, aprovechar para ello la oportunidad del IV Centenario.
Hoy aquí hay que hacer profesión de futuro para no defraudar a estos ingenios molineros, ni a sus hacedores o ingenieros e ingeniosos molineros, pues ya bastante los hemos defraudado durante cuatrocientos años. Mientras que hace cuatrocientos años, si ellos fueron capaces de llevar el trigo a la mesa, con los solos recursos renovables de la naturaleza: simiente, agua y estiércol para el trigo, viento o agua (los dos molinos) para la harina, y la leña, agua, sal y levadura para el pan, ahora sólo sabemos hacerlo contaminando y destrozando el suelo, explotando abusivamente los recursos no renovables, como los combustibles fósiles, y, además marginando continuamente el recurso renovable por excelencia, y que además, si no se usa, se degrada, que es el ingenio y el trabajo del hombre.
Hoy aquí, en el marco del IV Centenario, hay que suscribir un compromiso con el futuro, una complicidad para arrumbar en los próximos cien años los derroteros de los últimos cuatrocientos, o al menos algunos, y así hacer honor a estos molinos, ¿o son gigantes?, a los que Cervantes inmortalizó, dándoles antes vida, al hacerlos protagonistas de la escena (de la iconografía) más famosa y repetida de la más famosa novela.
Y para terminar, les animo a que recen conmigo una propuesta de credo en el futuro de Mota del Cuervo, para que como dijo Unamuno «procuremos ser más padres de nuestro porvenir que hijos de nuestro pasado», y que, en todo caso, se preparen para escucharlo y aguantarlo.
El Credo Molinero
‘La importancia está en que, sin verlo, lo habéis de creer, confesar, afirmar, jurar y defender’ (DQM I-IV)
1.- Creo en los molinos, como testigos de este mar de tierra y de esta tierra viva, que es Castilla La Mancha.
2.- Creo en los objetivos y logros de los pueblos molineros y asociaciones afines, si se ocupan del futuro a la luz del presente, además del pasado.
3.- Creo, con José María Abellán (pregonero en el 2001) «que el pacto anual de Mota del Cuervo con el viento le devuelva la pasión de un destino legendario» y que el Quijote es una segunda Biblia que la imaginación de Cervantes nos reveló».
4.- Creo con Tomas Solís (pregonero en Enero del 2003), que como también refleja el logo del IV Centenario,» en Castilla La Mancha la vertical es el molino de viento, la horizontal es el hombre trabajando la tierra, y la curva es la curva del corazón de su gente hospitalaria».
5.- Creo con Javier Semprún (Pregonero en el 2000) que «llegará el día en que estos molinos, que, con tanto afán, protegen y son protegidos, llegarán a ser altar reconocido de unos valores y una cultura que la mecanización podrá arrinconar, pero jamás eliminar... Muestra de cuando la tecnología y la energía se puso al servicio del hombre y no lo contrario’’.
6.- Creo en los 75 términos que José Maña Moreno y Carmen Pérez han identificado para las otras tantas piezas de los mecanismos de los molinos.
Creo que Mota del Cuervo es el lugar ‘no muy pequeño ni muy grande’ al que llega el ‘‘hermoso escuadrón de Peregrinos en el Persiles de Cervantes’’.
7.- Creo en el potencial de Mota del Cuervo, resultado de su situación geográfica estratégica, buenas y mejorables comunicaciones y mejores tierras de cultivo, de su patrimonio arquitectónico e industrial, de su paisaje y de su paisanaje y forma de ser de los moteños.
8.- Creo en la capacidad de los moteños, para como ya lo mostraron en el siglo XVI, al recurrir a los molinos de viento por la larga sequía y escasez de corrientes de agua, ‘hacer de la necesidad virtud’ y una vez más hacer del porvenir la renta más rica de la imaginación.
9.- Creo, con el Alcalde Alfonso Escudero, en ‘la obligación (por interés) de los moteños en conservar el Patrimonio Histórico no solo en relación con la cultura sino también en relación a la identidad territorial, el desarrollo socioeconómico y la mejora de la calidad de vida’
10.- Creo, ¡finalmente!, en la implantación en Mota del Cuervo, dentro del programa del IV Centenario, de un Plan Integral de Desarrollo Sostenible que incluya:
10A - Un escenario de desarrollo progresivo a medio plazo y comprometiendo a varias legislaturas y a salvo de avatares políticos.
10B - Una actuación emblemática en La Sierra y su entorno (con o sin monumento a Don Quijote) como elemento de referencia e identidad para el municipio y su comarca.
10C - Una gran Venta IV Centenario, o de Don Quijote, o varias, que en la apuesta por una mayor capacidad de acogida pongan en valor, a través de su recuperación para este fin, gran parte del patrimonio arquitectónico de Mota del Cuervo, en lugar de recurrir a nuevas construcciones. Y contribuir, con ello, a dinamizar la oferta de calidad hotelera y hostelera, ya existente, y a reavivar y poner en valor el fantástico conjunto urbano y el barrio de las cantarerías.
10D - Unas normas urbanísticas para asegurar una identificación del pueblo y su comarca a través del diseño y colores de sus fachadas, cerramientos, tejados, ...
10E - La conformación progresiva de Mota del Cuervo (junto con Campo de Criptana y otros municipios) como pueblos temáticos y centros tecnológicos de Castilla La Mancha en materia de energía eólica, con museos de la molinología, aulas de formación, plantas experimentales y piloto,...
10F - La puesta en valor de lugares abiertos, edificios del patrimonio Arquitectónico Religioso, Civil e Industrial a través de favorecer la acogida de manifestaciones de las artes escénicas, plásticas, gastronómicas.... y, en particular, de su participación en los programas del IV Centenario (mas allá del 2005) y especialmente en el magno festival anual previsto de las Tres Culturas de Castilla La Mancha.
10G - Y, sobre todo, que incluya capacidades de acogida de proyectos surgidos de moteños emprendedores y que respondan a la vocación del municipio y su comarca, y dispuestos a sustituir la dependencia del pasado por la dependencia de un futuro que imaginan. ¡AMEN!
Solo me queda pedir para la puesta en practica del credo lo que dice Don Quijote, (II. 43) ‘Siempre tengas intento y firme propósito de acertar en cuantos negocios te ocurrieren, porque siempre favorece el cielo los buenos deseos’. Que Don Quijote sea con Mota del Cuervo y con las moteñas y moteños. ¡Felices Fiestas!


1) Domingo Jiménez cesó en su cargo a finales del año 2003, sustituyéndolo en el equipo de dirección técnica de «DONQUIMAN» los funcionarios Juan Berenguel (en Turismo), César Lalanda (en Promoción Económica) y José Domingo Delgado (en Cultura).

Navega por el sumario, para leer los distintos artículos de este número.