728 x 90

Revista 15

Conferencia de la Unesco en Paría: Salvar el Patrimonio Inmaterial

  • III Época
  • Abril 2004. Extraordinario
  • Por Aspas Manchegas
  • 107 lecturas

Desde la puerta abierta del Molino de la UNESCO de Mota del Cuervo, vuelvo mis ojos con amor hacia el Quijote; con aires renovados, recorro los caminos abiertos por el Quijote, acompañado de Sancho Panza, transmito la Ruta del Quijote, unida con la cultura que personalmente deseo, cultura de rebeldía, no violencia, paz y amor. Quizás sean un atrevimiento estas palabras, pero desde la rebeldía de mi juventud hoy quiero dejar patente mi más claro compromiso por la Paz y la convivencia de todos de los seres humanos; hoy los ideales del Quijote se hacen aún más fuertes en mi corazón, porque me hacen luchar por la dignidad, por la justicia, por la libertad y por mi mencionada y anhelada Paz.
2005, esa es nuestra meta y a la vez nuestra demanda, o al menos mi demanda; el IV Centenario del Quijote supondrá utilizar el mensaje universal del Quijote para demandar valores, sentimientos, actitudes. SEAMOS REBELDES, esa es mi petición, rebeldes y soñadores para crear desde nuestra universal y ancha tierra, para imaginar desde nuestras costumbres y tradiciones, para idear y pensar todo aquello que pueda surgir de la sencillez, de la cercanía de nuestras personas y gentes.
La UNESCO y la Comisión Española de Cooperación con la UNESCO (junto con el Centro UNESCO Castilla - La Mancha) son las instituciones y entidades capaces de unificar y canalizar la rebeldía de la sociedad, porque en ella se erigen valores y actitudes, que se trasladarán a las mentes y los corazones de los hombres y mujeres, utilizando como mayor estandarte de rebeldía la Paz.
Nuestra Organización salvaguarda la memoria de la humanidad, el sentimiento común del hombre, el Patrimonio y la Cultura, nuestra Institución es clara al demandar y al pedir, por eso muchas de sus decisiones – aprobadas por la Conferencia General cada dos años – son más cercanas a la vida cotidiana de lo que muchos pensamos. La UNESCO no es un órgano institucional lejano, al contrario, posiblemente sea una de las organizaciones de las Naciones Unidas más cercanas a la sociedad, a la población, a las personas.
En el desarrollo de la 32 ª Conferencia General de la UNESCO, que se celebró en París del 29 de septiembre al 17 de octubre de 2003, se aprobó una de las Convenciones, que posiblemente más se acerquen a las costumbres y tradiciones de nuestros pueblos, y especialmente de Castilla – La Mancha, donde cada municipio es una enciclopedia viva de tradiciones, rituales y fiestas.
Me refiero a la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad; entendiendo por “patrimonio cultural inmaterial” los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas – junto con los instrumentos, objetos, artefactos y espacios culturales, que les son inherentes – que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural. Este patrimonio, que se transmite de generación en generación, es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, infundiéndoles un sentimiento de identidad y continuidad y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana.

FORO DE LA JUVENTUD
Pero una especial atención quisiera hacerles llegar desde el compromiso mutuo que posee la UNESCO y la juventud, habiendo celebrado el III Foro de la Juventud UNESCO en la Sede de París en el mes de septiembre de 2003, y en el que tuve la oportunidad de participar gracias a las gestiones del Secretario General de la Comisión Española de Cooperación con la UNESCO, Tomás Solís, y el Secretario General Adjunto, José Antonio Mesa.
Los jóvenes estamos comprometidos con el presente y el futuro de nuestro mundo, porque sabemos que otro mundo sigue siendo posible y sobre todo necesario; la inmensidad de Castilla – La Mancha hace que se convierta en mi personal “venta de utopía”, y ese sentimiento fue el que trasladé a los jóvenes de la UNESCO de todos los países miembros de la Organización, así como a los diferentes observadores y ONGS.
Por ese motivo, todos los jóvenes analizamos cuestiones, que preocupan hondamente a la sociedad de todo el mundo: el VIH/SIDA, el desarrollo sostenible y las relaciones entre la UNESCO y la juventud, además de otros problemas críticos dentro de estos temas generales.
La herramienta más útil para cumplir los objetivos de desarrollo sostenible es la educación, en todos los ámbitos, además de una cultura de paz que leguen a todos los sectores de la sociedad.
Pero el Foro UNESCO de la Juventud también sirvió para dar a conocer a los jóvenes UNESCO el IV Centenario de la Publicación del Quijote, que se celebrará en el año 2005. Una oportunidad para crear una Red de Jóvenes por la Cultura de Paz desde los ideales del Quijote, como obra universal que nos une, nos unifica y nos solidariza a través de los tiempos.
Desde la ventana de la Revista «Aspas Manchegas» hago nuevamente un llamamiento para hacer un compromiso firme y auténtico de todos los pueblos molineros, de los pueblos quijotescos y cervantinos con vistas al IV Centenario de la Publicación del Quijote.
Es mucho lo que podemos hacer, es mucho lo que todavía debemos hacer, pero siguiendo muchas de las líneas de trabajo que se vierten y contemplan en esta Revista podríamos unificar criterios para trabajar por lo que creemos y queremos, el Quijote, con todo su ingenio a favor de la Paz.
Mi agradecimiento, sincero, a los componentes de la Asociación de Amigos de los Molinos de Viento de Mota del Cuervo, que ya se acerca a su Cincuenta Aniversario, a través de esta su Revista. Agradecido a todas las personas que hacen realidad que los sueños del Quijote se transfiguren en los molinos de la Mancha y en especial en los de Mota del Cuervo.
Y más aún mi agradecimiento a las personas que hacen realidad cada día sus sueños de un mundo mejor compartido, sueño que poco a poco se levanta sobre la base firme de la Paz.
Fernando Redondo Benito
Presidente del Centro Unesco de Castilla-La Mancha
Secretario General de la Confederación Española de Centros, Clubes y Federaciones Unesco

Navega por el sumario, para leer los distintos artículos de este número.