728 x 90

Revista 14

Nuestro Granito de Arena.

  • III Época
  • Septiembre 2003. Extraordinario
  • Por Aspas Manchegas
  • 114 lecturas

Sin ninguna pretensión de honores y sin el más mínimo deseo de alcanzar medallas, la Sociedad Cervantina de Esquivías continúa suya el largo camino y, cuando mira atrás, eso sí, se siente confortada al comprobar que ha dejado alguna huella positiva entre los muchos abrojos del bendito suelo. Decía don Quijote (poco más o menos, pues lo transcribo de memoria) es lícito a las personas alabarse cuando otro no lo hace por ellas. No queremos alabarnos, pero sí puntualizar lo realizado, sea reconocido con sea una gota más del infinito océano del olvido.

En nuestros casi 30 años de existencia, hemos llegado a coronar la inmensa cima que supone recuperar la Casa de Cervantes de Esquivias que, si a veces ha sido objeto de susceptibilidades por parte de algún cervantónomo supuestamente ilustrado, en cuanto a la realidad histórica de la misma, reúnen si tal carga afectiva y entrañable que nos atrevemos a retar al autor del infundio servicio de ofrecernos el argumento convincente y documentado en el que demuestre la diferencia de legitimidad histórica comparativamente con la Casa de Dulcinea en El Toboso, la de Cervantes en Alcalá de Henares, por la fantástica narración de la Cueva de Medrano, el Argamasilla de Alba, que el intelectual de referencia acepta a pie juntillas. Seguimos con los hechos consumados: la Sociedad Cervantina de Esquivias, Ene. 450 aniversario del nacimiento del Príncipe de los Ingenios (1997), fue la primera institución cultural que llevó a cabo la lectura pública y continuada del Quijote, lo que fue motivo inmediato de apropiación por parte de altos colectivos de la vida intelectual española. Ahora, el día 23 de abril pasado, en la milenaria plaza de Zocodover toledana, y sin las repercusiones periodísticas que el caso merece, se leyó el Quijote completo (ambas partes), simultáneamente, " en menos de dos horas ", con lo que conseguimos el récord y el reto hasta la fecha nunca ensayado, en un guirigay cervantino maravilloso donde la aparente incoherencia fue en realidad el canto sublime al más inmortal de los libros de caballerías. Comensales del alcalde de Toledo, José Manuel Molina, y, en el momento preciso, un torrente de voces argentinas, las de 126 alumnos del colegio público " Santa Teresa " (E. Primaria), de Toledo, invadió el aire mañanero de la ciudad de las Tres Culturas en el Día Jubiloso del Libro.

Con seguridad, como en otras ocasiones, pronto seremos objeto de imitación velada por parte de poderosas (publicitariamente hablando) instituciones culturales del Estado español. Bienvenidas sean.

Sin la ilusión de subir al podio alguno, pero con el legítimo deseo del reconocimiento imprescindible, la Sociedad Cervantina de Esquivias les informa de que logró el objetivo planteado con su "III Forum Cervantino Ciudad de Toledo ", celebrado entre los días 21 al 25 de abril de 2003, dedicada a la memoria gloriosa de Garcilaso de la Vega y Miguel de Cervantes Saavedra. De una se cumple el V Centenario de su nacimiento, del otro el 387 aniversario de su muerte: ambos unidos por la coyunda de la poesía y el amor a Toledo.

La simple y perceptiva enunciación del nombre de los ilustres participantes, así como el título de sus conferencias, dará a ustedes idea de la calidad de los actos apoyados por la asistencia que, lejos de ser masiva, fue la " cabal " en el amplio sentido de la palabra para asimilar debidamente los contenidos: Dª Antonio Ríos de Balmaseda, con " Cuerda y Toledo unidos por los Laso de la Vega"; D. Claro J. Fernández-Carnicero, en " dos humanistas entre las armas y las letras: Garcilaso y Cervantes "; D. Mariano Calvo López, en el " Garcilaso y Cervantes: los ecos de una devoción "; Dª Carmen Vaquero Serrano, en " Nuevas investigaciones sobre Garcilaso: doña Beatriz de Sá". A esto es preciso unir el alto honor de tres intervenciones extraordinarias: D. Tomás Osorio Fernández, animando la lectura del Quijote con los niños en Zocodover; la lectura y posterior coloquio del capítulo II-XVIII, a cargo del Marqués de Griñón, D. Carlos Falcó y Fernández de Córdova; la deliciosa charla infantil, " Las chiquilladas de don Quijote ", a cargo de Dª Isabel Cano Ruiz.

La singular obra pictórica de Juan Queralt Blanch, " el Quijote y los Derechos Humanos ", nuestro colaborador, campeaba expuesta simultáneamente en los locales de la Cámara de Comercio, iluminando con su aureola de luces tanta ilusión cervantina y garcilasiana.

Seguimos en la brecha atisbando ya el IV Centenario de la publicación del Quijote. Continuamos la andadura serenos, sin vanagloria, con la seguridad de que todavía nos queda por montar muchos festines de ensueño, si Dios fuere servido: que Él se apiade de los que, por una u otra causa, se ven impedidos de gozar de estas viandas espirituales. La " alfalfa " del ingenio, que diría Fray Gerundio de Campazas...

José Rosell Villasevil
Presidente S. Cervantina de Esquivias

Navega por el sumario, para leer los distintos artículos de este número.