728 x 90

Revista 14

Encuentro para avanzar en el estudio sobre los Molinos

  • III Época
  • Septiembre 2003. Extraordinario
  • Por Aspas Manchegas
  • 111 lecturas

El turismo, en el más amplio sentido de la palabra, se ha convertido hoy en Castilla-La Mancha en uno de los sectores con mayor futuro. Si hoy representa el 10% de nuestro Producto Interior Bruto, puede convertirse, a medio plazo, en la principal actividad económica de nuestra región.

Un sector el turismo que, desde el Gobierno de Castilla La Mancha, en el día a día de la gestión, entendemos desde una doble perspectiva: Por un lado su aspecto más económico y empresarial, y, por otro, desde el punto de vista que supone la promoción de su patrimonio histórico-artístico, cultural, medioambiental, gastronómico o artesano.

En esta nueva etapa se han fundido, en un mismo departamento, dentro del organigrama del Gobierno de Castilla La Mancha, la gestión cultural con la de carácter turístico con el objetivo de poder desarrollar un trabajo global en la promoción y universalización de Castilla-La Mancha. Aspecto este último que tendrá como fecha clave aquella que coincide con el cuarto centenario de la publicación de la obra más universal de nuestra literatura, "El Quijote".

Este acontecimiento debe servir para que nuestra Región sea conocida en todos sus aspectos: económico, social, cultural y turístico como un lugar de destino real, con elementos tan entrañables y quijotescos como los molinos de viento, a los que quiero hacer especial referencia, porque me consta el trabajo que viene desempeñando la Asociación de «Amigos de los Molinos» en la defensa y pervivencia del nuestro patrimonio, de uno de los elementos más emblemáticos de nuestra tradición cultural como es el molino de viento.

Estos complejos e ingeniosos artilugios preindustriales, quedaron convertidos en elemento vital de nuestro patrimonio, al ser inmortalizados para toda la Humanidad en el Capítulo VIII del Quijote, cuando "el valeroso don Quijote tuvo en la espantable y jamás imaginada aventura de los molinos de viento"; la tradición los ha convertido en una de nuestras señas de identidad, y de muchos de nuestros pueblos, donde crecieron en muchos de los cerros como fantásticos gigantes, formando pape de nuestro paisaje y de nuestra vida cotidiana, como "el Zurdo" de Mota del Cuervo, "el Sardinero" de Campo de Criptana, "el Tío Genaro" de Madridejos, "Sancho" en Consuegra ... y tantos otros que sería imposible relatar en estas breves líneas.

El segundo Encuentro de Pueblos Molineros y Asociaciones Afines, celebrado recientemente en Mota del Cuervo, ha supuesto la posibilidad de compartir las experiencias y sensibilidades, pero también debe convertirse en un foro de debate, de aportaciones y colaboraciones con proyección nacional, que debe permitir avanzar en el estudio e investigación de los molinos, en los mecanismos y recursos que garanticen su restauración y mantenimiento.

Desde la Consejería de Cultura, estamos convencidos en el papel de los molinos de viento, como elemento de rentabilidad sociocultural y económica, para contribuir sensiblemente a consolidar las posibilidades turísticas de los municipios en los que se asientan. En este sentido, y sin duda, tanto las asociaciones como los municipios ocupan un lugar privilegiado en el ambicioso programa de iniciativas para conmemorar el Cuarto Centenario de la aparición del primer volumen de Don Quijote de La Mancha.

Por todo ello, les expreso el firme compromiso para apoyar y colaborar desde la Consejería de Cultura en la promoción del valor emblemático y universal de nuestros molinos; reiterándoles mi felicitación por la tarea que están llevando a cabo con encomiable perseverancia y acierto.

Navega por el sumario, para leer los distintos artículos de este número.