728 x 90

Revista 14

Declaraciones del Gerente-Rector de la empresa "Don Quijote de la Mancha"

  • III Época
  • Septiembre 2003. Extraordinario
  • Por Aspas Manchegas
  • 113 lecturas

¿Qué fines concretos marca la empresa pública “Don Quijote de la Mancha 2005, S.A.”?

La sociedad, constituida con fecha 10 de diciembre de 2002, está sujeta al mandato que le encomienda la Ley 16/2002, de 11 de julio, que regula el IV Centenario de la Publicación de “El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha”. El citado mandato legal encomienda a la sociedad, adscrita a la Vicepresidencia de la Junta de Comunidades, distintos objetivos. En primer lugar, crear e inscribir en los registros oportunos el logotipo, texto o imagen promocional de "Don Quijote 2005", así como gestionar su explotación cediéndola a empresas que puedan aprovechar esta imagen para comercializar sus productos y recibiendo a cambio la correspondiente contraprestación. En segundo lugar, administrar los medios humanos y financieros que se pongan al servicio de esta conmemoración; programar y organizar los actos y presentaciones; y hacer las gestiones oportunas así como contratar los medios y servicios necesarios para estos fines.

Otro importante mandato es el de acordar con las empresas de la región que deseen participar en los actos consecuencia de esta conmemoración las condiciones en las que se desarrollará esta participación, así como impulsar y recibir todas las iniciativas que se consigan despertar a partir de los actos de promoción; informar y asesorar a inversores nacionales e internacionales así como captar recursos específicos.

¿Qué resumen nos ofrece de sus iniciativas con el fin de que el año 2005 sea fecundo en actividades culturales inspiradas en la obra de Cervantes?
Hasta la fecha, la sociedad “Don Quijote de la Mancha 2005, S.A.” está llevando a cabo una tarea de identificación de proyectos, tanto en el ámbito cultural como del desarrollo de Castilla-La Mancha, susceptibles de ser acometidos y llevados a la práctica. Tenemos claro que se debe partir de lo que ya existe con el objetivo de evitar duplicar esfuerzos y desaprovechar recursos. En el momento en que finalice esta labor, se presentará un calendario de actividades y eventos para los años próximos.
Sin embargo, la sociedad ya ha puesto en marcha algunas actividades, como la exhibición de los trabajos que optaron el Concurso de Logomarca IV Centenario, la campara “Un Quijote, Un euro” y la organización de un Encuentro Internacional sobre Turismo.

Como quiera que se habla de múltiples Encuentros y Jornadas, incluso un Congreso Mundial de Molinos, que se aprobó en el reciente Congreso de Palma de Mallorca, al que asistimos, ¿Qué valoración de criterios nos sugiere para canalizar y organizar los posibles y necesarios encuentros, que deben partir de los fines del IV Centenario?
El criterio para que un proyecto, ya sea un encuentro, unas jornadas, o un evento de cualquier índole o naturaleza, sea considerado como integrante del IV Centenario será que aporte un valor añadido, no sólo desde un punto de vista cultural, sino de desarrollo de Castilla-La Mancha. Como bien dice el Presidente de la sociedad, José María Barreda, no se trata simplemente de una celebración cultural erudita y literaria, sino de un proyecto que permita llevar a Castilla-La Mancha a unas cotas de desarrollo superiores a las actuales, un proyecto que signifique un impulso socioeconómico de la región en todas sus vertientes.

Es en la calificación de la obra como ingeniosa, o innovadora incluso en términos tecnológicos, donde podemos encontrar la referencia guía para este IV Centenario de la celebración de la publicación de la más universal de las novelas. Con el que se pretende no sólo poner en valor los mundos del Quijote y los mundos que se han construido sobre el mismo sino además, con esta ocasión u oportunidad, trasladar ese ingenio a lo que es el devenir de esta región de Castilla-La Mancha en la que se ambienta la novela, o sea a su desarrollo y mejora de la calidad de vida de sus habitantes.


¿Qué criterios nos manifiesta para que la sociedad se entere bien del IV Centenario, y repercuta en el progreso y potenciación de la cultura, del turismo, y otras actividades sociales y económicas?

Castilla-La Mancha tiene la oportunidad para dar no sólo un paso cualitativo en su desarrollo y, sobre todo, calidad de vida, sino para dar lo que se ha dado en llamar en ingles ‘leap froging’ o salto de la rana, equivalente a un paso de gigante. Salto al que se consideran propicias regiones que como Castilla-La Mancha disponen de un gran territorio, con recursos naturales en creciente puesta en valor, con una sociedad con una cohesión envidiable (dentro de la situación de otras regiones), y con una demografía liviana pero no decreciente y en un proceso de universalización acelerada del conocimiento y de la informatización y de las comunicaciones, y con un proceso de industrialización no tan avanzado como para ser un lastre en el cambio de paradigma que exige el progreso hacia un desarrollo más sostenible.

La misión de la empresa se puede resumir en ‘cultura e ingenio o innovación para el desarrollo sostenible de Castilla La Mancha’. Misión que respondería tanto al mandato formal de la conmemoración del IV Centenario de la Publicación del Quijote, como al mandato operativo de crear los nexos entre cultura y desarrollo (no hay que olvidar que hasta el momento el mayor déficit para poner en práctica el desarrollo sostenible es el no haber atendido a su dimensión cultural, e incluso estética) en un planteamiento integral e integrador, con ocasión de este Centenario, y transcendiendo el 2005, para contribuir eficazmente al objetivo ya perseguido de mejorar la calidad de vida en la región ahora y en el futuro y a dar un salto cualitativo y medible (que supera pero también incluye la mejora del PIB) en el desarrollo regional haciendo de Castilla- La Mancha no sólo la región en la que los castellano-manchegos, y sus hijos, quieran vivir sino también un ejemplo real de desarrollo regional más sostenible y una región atractiva para visitar, experimentar (¡ahora están de moda ‘las experiencias turísticas integradas’!), y quedarse el mayor tiempo posible.

La marca DQM2005 acogería el acontecimiento y todas las actividades dirigidas a celebrar y proyectar las dimensiones socioculturales, académicas, educativas y formativas del Centenario, transcendiendo el 2005 y el ámbito regional y nacional, y atendiendo a su dimensión económico–comercial y los nexos con la mejora de la calidad de vida y el desarrollo de la región.

Y la marca IDS, o ingenio para el desarrollo sostenible, acogería los programas que promovidos por la empresa pública, aunque ejecutados por los entes públicos o privados existentes o potenciados, contribuirían a la integración (apoyo mutuo), promoción y optimización de capacidades, políticas, planes y proyectos (las tres Ps) existentes, previstos y potenciales, para un desarrollo más sostenible de la región.

Navega por el sumario, para leer los distintos artículos de este número.