728 x 90

Revista 13

EN TORNO A UNA INCOGNITA

  • III Época
  • Febrero 2003. Extraordinario
  • Por Aspas Manchegas
  • 112 lecturas

Miguel de Cervantes, no cabe la menor duda, fue plenamente consciente de la importancia de su obra, y muy especialmente de la transcendencia festiva, lúdica, anecdótica (al margen de sus grandes lectores y estudiosos) que el "Ingenioso Hidalgo" tendria para la Humanidad. Buena prueba de ello es, y no se trata de vulgares exabruptos de vanidad, lo que manifiestan sus personajes, por otra parte tan repletos de autonomia extraliteraria. En el tercer capitulo de la segunda parte del quijote, Sansón Carrasco nos saca de dudas respecto a la acogida que tuvo la primera, la de 1ó05. "Es tan verdad, señor -dice-, que tengo para mí que el dia de hoy están impresos más de doce mil libros de la tal historia; si no dígalo Portugal, Barcelona y Valencia, donde se han impreso; y aun es fama que se está imprimiendo en Amberes, y a mi se me trasluce que no ha de haber nación ni lengua donde no se traduzga".
Quédase muy corto el bachiller, ya que en 1ó15, fecha evidente de sus manifestaciones, ya se habia publicado el Quijote en Bruselas, en París y en Londres: en ésta última la magnifica edición de Thomas Shelton.
Capitulo LXXl, aquí es el bueno de Sancho quien interviene: "Yo apostaré que antes de mucho tiempo no ha de haber bodegón, venta ni mesón, o tienda de barbero, donde no ande pintada la historia de nuestras hazañas". Tesis con la que debia estar de acuerdo Don Quijote cuando, poco antes, el II-XVI, le espeta. al Caballero del Verde Gabán: "... he merecido ya estar en estampa en casi todas o las más naciones del mundo. Treinta mil volúmenes se han impresoo de mi historia, y lleva camino de imprimirse treinta mil veces de millares, si el cielo no lo remedia".
Es en "El Viaje del Parnaso" donde el "Famoso todo" se atreve a hablar de su propia obra: "Yo he dado en Don Quijote pasatiempo/ al pecho melancólico y mohino/ en cualquiera sazón, en todo tiempo" (Cº. V)
El Principe de las Letras gozó, pues, como testigo privilegiado de las multiples y plurilíngües ediciones de su Quijote, así como tuvo plena consciencia de su éxito actual y futuro; pero nunca podría imaginar que, cuatro siglos más tarde el mundo se preparara (un mundo desquiciado, convulso, consumista, inmerso en la contracultura) para la magna y pomposa celebración del singular y libresco acontecimiento.
En el año 1905 (III Centenario), con la interesante publicación de ingeniosos ensayos y merced a la oportuna iniciativa de don Mariano de Cavia, España entera -salvo deshonrosas excepciones- celebró el feliz acontecimiento con las limitaciones materiales que marcaba la época. Todas las capitales de Castilla la Nueva, asi como algún pequeño lugar, como Argamasilla de Alba, participaron, cada una como pudo, en la fermosa efeméride. No lo hicieron El Toboso, ni Esquivias, ni Campo de Criptana, ni La Mota del Cuervo, ni Consuegra; siendo también curioso el silencio de Albacete.
De lo que vaya a suceder en el año 2005 con la celebrac1ón del IV Centenario de la publicación del libro más popular del mundo -aunque no tenga los lectores que fuera deseable- de lo que ocurra en plazo tan próximo, sobre todo en nuestra Comunidad, es cosa de vivir para ver. De todas formas, ya es importante llegar a tan dorada fecha con el santo Quijote entre las manos: hay quien lo llevamos leyendo, ininterrumpidamente, más de sesenta largos años. Tenemos ante nuestra vista la página del Boletin Oficial de la Comunidad Autónoma de Castilla - La Mancha donde aparece impresa su Ley 16-2002, de 11 de Julio, del IV Centenario de la publicación del "Ingenioso Hidalgo D. Quijote de la Mancha". De su texto, un tanto confuso, hemos podido sacar en claro que se trata de crear (parece ser que ya es un hecho) una Empresa pública , bien dotada económica y políticamente, para llevar a efecto los actos conmemorativos, inclusive comerciales y publicitarios, del gran evento cervantino. Dicha Empresa pública está adscrita a la Vicepresindencia comunitaria.
Desde la Sociedad Cervantina de Esquivias, con veintisiete años de andadura y un dosier de cotas carvantinas alcanzadas digno de mayor espacio periodístico, nos hemos dirigido de immediato, en dos ocasiones, al Sr. Bono y al Sr. Barreda solicitando audiencia, al objeto de ser debidamente informados y poder ofrecer nuestra modesta colaboración al respecto. Nos han respondido de forma tenue e indeterminada. "Ya les avisaremos oportunamente". No sabemos más. De algo estamos totalmente seguros: si Dios no lo remedia, vamos a celebrar, dentro de nuestras posibilidades, el IV Centenario del Quijote. Por lo demás, si nos necesitan ya saben donde estamos; y si no, "paciencia y barajar". Y en cuanto a los proyectos culturales que perfilan los politicos ("Zapatero a tus zapatos"), seguimos pensando como Don Quijote sobre las cosas de la guerra: que "están sujetos a continua mudanza".

José ROSELL VILLASEVIL
(Presidente de la Sociedad Cervantina de Esquivias)

Navega por el sumario, para leer los distintos artículos de este número.