728 x 90

Revista 13

LOS PROCESOS DEL SANTO OFICIO EN LA MOTA DEL CUERVO (y IV)

  • III Época
  • Febrero 2003. Extraordinario
  • Por Aspas Manchegas
  • 118 lecturas

AUTO DE FE

En el dibujo que ilustra el texto vemos plasmado en el lienzo el más conocido Auto de fe, celebrado el día 30 de junio de 1680 en la Plaza Mayor de Madrid y organizado en honor de María Luisa de Orleáns, esposa francesa del monarca Carlos II, recién incorporada a la Corte. Puede verse a la izquierda en lo alto del estrado la autoridad Inquisitorial y al frente la autoridad Real. A la derecha se encuentran los reos con sus corozas y sambenitos De un total de 118 reos, 84 reos en persona de los cuales 35 eran mujeres.
También fueron presentadas las 34 estatuas de los condenados fugitivos o difuntos, 12 de ellas eran mujeres. 10 cajas con los huesos de los fallecidos (4 mujeres). Después de leídas las sentencias los resultados fueron los siguientes: 51 reos fueron relajados al brazo secular (quemados), de los cuales 17 eran mujeres.


Pintado por Francisco Ricci en 1683 y que puede verse en el Museo del Prado.


22 fugitivos relajados en estatua ( 7 mujeres). 2 difuntos relajados en estatua ( 1 mujer).
8 difuntos cuyos huesos fueron quemados ( 3 mujeres).
12 ejecutados a garrote y quemados más tarde, por haberse arrepentido (4 mujeres).
7 quemados vivos por pertinaces y no querer arrepentirse ( 2 mujeres).

Después vinieron las abjuraciones ( 10 de leví y 1 de vehementí), y la absolución de los 56 reos reconciliados (26 mujeres), 2 de los cuales lo fueron en estatua. Las penas para los que abjuraron y para los reconciliados fueron:

De cárcel por dos meses (1 reo). 4 meses (1 reo). 6 meses (13 reos). 1 año (10 reos). 2 años (3 reos). 3 años (1 reo). 6 años (1 reo), perpetua( 21 reos). Destierros por un año (13 reos). 2 años (11 reos). 4 años ( 6 reos). 5 años (3 reos). 6 años (2 reos). 8 años (1 reo). 10 años (2 reos) y generales(1 reo). Los castigos de mayor duración conllevan una condena en galeras sin sueldo los cinco primeros años.

200 azotes ( 6 reos). Inhabilitación ( 2 reos). Vergüenza pública ( 1 reo). Adoctrinamiento con un calificador de la Inquisición ( 5 reos). Prohibición de ir a los puertos y 20 leguas alrededor (12 reos). Las edades de los reos estaban comprendidas:

Entre 13 y 30 años, había 46. Entre 31 y 50 años, había 36. Entre 51 y 76 años había 12. Se carece de referencias de edad de 24 reos en su mayoría huidos o fallecidos antes del Auto.


A estos casos hay que añadir los que el Tribunal de Cuenca juzgó de las provincias limítrofes de: Toledo, Ciudad Real y Albacete.


CONCLUSIÓN FINAL

Después de las tres entregas anteriores, en las que hemos comentado las actuaciones particulares del Tribunal de Santo Oficio en su jurisdicción de Cuenca, nos toca ahora hablar a nivel más general de la Inquisición Española.

En primer lugar comentar algo de lo que ya hablamos en su momento: la excepcionalidad de la Inquisición española frente a la Inquisición papal (funcionó en algunos países occidentales desde el siglo XIII) . Aunque los principios eran los mismos (perseguir a los falsos conversos), presentaban diferencias externas importantes: más nacional y sometida a la autoridad civil la primera y más eclesiástica y universal la segunda.

No olvidemos que por aquel entonces la herejía era además de un pecado, un delito político que desestabilizaba la armonía del cuerpo social. Esto lo supo aprovechar Fernando el Católico para además de erradicar la herejía, afianzar el autoritarismo monárquico.

EL FIN NO JUSTIFICA LOS MEDIOS.

Los siniestros métodos usados que dieron lugar a la delación, secreto de los denunciantes y testigos, todo basado en el más estricto secreto (de hecho existía dentro del organigrama de la organización, un cargo que era el de secretario del secreto), así como la falta de escrúpulos para utilizar el tormento cuando fuese necesario, con el fin de arrancar de los labios del reo confesiones que muchas veces eran inciertas, pero que el reo asumía para evitar de nuevo el suplicio del tormento (agua, potro, garrucha, etc.).
Fue una persecución en la sombra de los conversos y nadie estaba libre de la delación y de la sospecha. Las costumbres distintas de la ortodoxia reinante, eran suficientes para poner a la gente bajo su punto de mira.

Otro de los controles ejercidos por la Inquisición, quizás menos conocido, fue la censura. Esta era impuesta a través de la elaboración de unos índices de libros prohibidos, estos prohibían absolutamente unas obras, mientras otras, solo lo eran hasta que fueran corregidas o expurgadas, suprimiéndose algunos pasajes juzgados como peligrosos. Desde el punto de vista cultural, el teatro salió muy mal parado. Muchas obras se han perdido y solo conocemos su existencia a través de estos índices de libros prohibidos. La Celestina, expurgada en 1632 no se volvió a publicar hasta 1832. El Lazarillo de Tormes, prohibido en 1559, pasa desde 1571 al índice expurgatorio. El Quijote tampoco se escapa del control, los inquisidores ponen su atención en una frase suelta que D. Quijote, en el capitulo 36 de la segunda parte, le dice a su fiel escudero "las obras de caridad que se hacen tibia y flojamente no tienen mérito ni valen nada" para exhortarle a que se diera los azotes que habrían de desencantar a Dulcinea, fine considerada doctrinalmente peligrosa y por lo tanto expurgada. Quevedo y Lope de Vega, entre otros, también sufrieron el expurgue en alguna de sus obras.

NUEVAS INVESTIGACIONES. NUEVO DEBATE.

Como consecuencia de las nuevas investigaciones, se han ido prodigando nuevas publicaciones por lo cual el debate sobre la Inquisición sigue más vivo que nunca.

La reciente publicación, en el año 1999, del libro "los orígenes de la Inquisición" por parte del historiador israelí Benzion Netanyahu con un amplio despliegue documental a través de sus 1200 páginas, ha relanzado el debate con sus afirmaciones " los judíos en la Inquisición Española no fueron perseguidos por sus ideas religiosas sino por su raza".
Argumenta documentalmente para ello que la segunda generación de conversos eran verdaderos cristianos. Estas opiniones han sido ampliamente rebatidas por catedráticos de la talla de José Antonio Escudero (director del Instituto de la Inquisición) y Antonio Domínguez Ortiz.

Ahí está el debate abierto, tan necesario para sacar conclusiones definitivas.

El propio Henry Kamen ha tenido que modificar a la baja las conclusiones de su inicial trabajo "La Inquisición Española" sobre la cantidad de víctimas.

Con el fin de ahondar en el tema y tratando de conseguir una mayor aproximación a la verdad se han organizado varios Simposios y Congresos Internacionales, cuyas ponencias han sido recogidas en varios volúmenes



Por último, el día 22 de enero de 1998 La Congregación para la doctrina de la Fe antiguamente llamada Sagrada Congregación de la Romana y Universal Inquisición, abría a los investigadores, sus archivos secretos en el Vaticano con procesos que van desde 1542 al 1903 en total alrededor de 4500 volúmenes.

LA IGLESIA PIDE PERDÓN

Karol Wojtyla ha pedido perdón varias veces, en su largo Pontificado, por los errores v faltas cometidas por la Iglesia:

En 1982 ya se refirió a los "errores de exceso" y en varias ocasiones Actividad del Tribunal del Santo Oficio da Cuenca ha condenado el uso de "la intolerancia y hasta la violencia en el servicio de la verdad" por parte de los inquisidores.

En 1994, el 10 de noviembre en la carta apostólica "Tertio Milenio Adveniente", el Papa resaltaba: "en el marco del Gran jubileo, es bueno que la Iglesia franquee este paso, siendo claramente consciente de lo que ha vivido en el curso de los 10 últimos siglos. No puede pasar el umbral de un nuevo milenio sin incitar a sus hijos a purificarse, en el arrepentimiento, de los errores, de las infidelidades, de las incoherencias, de los retrasos. Reconocer las flaquezas de ayer en un acto de lealtad y coraje que nos ayuda a reforzar nuestra Fe, que nos hace percibir las tentaciones y las dificultades de hoy y nos prepara a afrontarlas".



El 12 de enero de 2000 el Papa presentaba el documento "Memoria y reconciliación". El texto de 20 páginas contiene la petición de perdón que el Sumo Pontífice lleva a cabo de todas las faltas y errores cometidos por la Iglesia en sus dos mil años de existencia: las Cruzadas, los excesos y torturas de la Inquisición, la represión inquisitorial llevada a cabo contra el pueblo elegido, etc.

El día 12 de marzo de 2000 en una Eucaristía - celebrada en la capilla de la Crucifixión de la basílica de San Pedro del Vaticano, vestido de morado, como corresponde a la contrición -, se materializaba esta petición de perdón, en torno a siete categorías. El hecho de que se haga ahora de forma conjunta significa una autocrítica histórica por parte de la Iglesia que no pretende limitarse al pasado.

El Papa recalca: de aquellos rasgos dolorosos del pasado emerge una lección para el futuro". Sin tener esto en cuenta, la petición de perdón quedaría reducido a un noble pero inútil gesto.

REFLEXIÓN

La Inquisición es posiblemente, la institución más discutida de la Iglesia Católica, existen multitud de textos que la rechazan, y otros tantos que la justifican Unos opinan que el "mea culpa" ha sido genérico, tibio y ambiguo y que solo se han condenado los excesos y no la existencia del Tribunal en sí. Otros dicen que para un análisis objetivo conviene trasladarse a la época en que tuvieron lugar los hechos. Otros añaden que en un mundo donde nadie pide perdón por nada, ha sido este un Papa valiente que sí lo ha hecho Todos coinciden de una forma u otra en que con la actitud de pedir perdón se ha dado un paso adelante, por lo tanto ¡Bienvenido sea!

Queda ahora esperar que los errores cometidos en el pasado sirvan de enseñanza para no volverlos a repetir en el futuro y que la tan manida frase encabezadora de todos los documentos inquisitoriales "NOS los inquisidores contra la herética pravedad y apostaría ", o cualquier otrade corte similar no vuelva a resurgir jamás. Aunque naturalmente, esta opinión bienintencionada no nos exime de decir y denunciar con firmeza que el Santo Oficio de la Inquisición ocupa un lugar de los más repudiables de nuestra Historia.

Después de esto que cada uno saque sus propias conclusiones. FIN

Navega por el sumario, para leer los distintos artículos de este número.