728 x 90

Revista 12

Nuestra Región hoy es más real que hace 20 años

  • III Época
  • Agosto 2002
  • Por Aspas Manchegas
  • 110 lecturas

Estimados amigos:

Ya tuve ocasión de decir aquí, ante vosotros, cuando me hacíais entrega de la distinción de Quijote Universal que "don Quijote es un personaje de ficción, pero que la tierra que le hizo célebre no".

Esta tierra, la de Don Quijote, que es la nuestra, Castilla-La Mancha, es hoy -además de conocida universalmente gracias a Cervantes- un poco más real que hace 20 años, gracias, entre otras cosas, al esfuerzo de gentes como vosotros. Gracias también al empeño de quienes han contribuido a convertir los molinos de viento en símbolos identificativos de nuestra tierra.

Dice un estudioso de las tradiciones y las costumbres, de la simbología y la fiesta, que los símbolos se elaboran en el interior de las culturas e incluso, a veces también desaparecen dentro de ellas mismas. Yo estoy seguro que mientras exista un castellano-manchego con memoria o un solo lector sentimental del Quijote, los molinos seguirán evocando, recordando a Castilla-La Mancha. Los tenemos ahí, muy cerca, bien presentes, anclados en el paisaje, enhiestos en un cerro, asomándose desafiantes al Balcón de La Mancha, mostrando orgullosos el paso del tiempo, tendiendo sus aspas al progreso y a la modernidad.

Pero los símbolos adquieren el valor que cada uno se empeñe en darles. Y es precisamente por ello por lo que a mí los molinos, lejos de recordarme nostalgias de un pasado perdido y no siempre dichoso, se convierten, no en fieros gigantes, sino en metáforas de¡ movimiento, en signos inequívocos de tenacidad y de esfuerzo, en evidencias de dinamismo, de cambio y de futuro.

Por todo eso, cuando celebremos el Cuarto Centenario de la aparición del primer volumen de Don Quijote de La Mancha, no vamos a complacernos simplemente echando la vista cuatrocientos años atrás. Hablaremos de Historia porque es importante pero, sobre todo, aprovecharemos ese Cuarto Centenario para presentar esta tierra a España, a Europa, al Mundo.

Y estad bien seguros que en esa celebración, el molino va a ser una vez más una imagen, un símbolo, un elemento de identificación primordial entre nosotros mismos y hacia el exterior. Al hacerlo estaremos, de alguna forma, reconociendo vuestro trabajo en la defensa, recuperación, y difusión del patrimonio cultural que son los molinos de viento.

Muchas gracias por vuestro esfuerzo, por vuestras atenciones conmigo, al invitarme un año más a presentar la Revista "Aspas Manchegas". No abandonéis jamás el espíritu soñador de caballero andante. No descuidéis nunca ese alma bondadosa que, sin duda, heredasteis de¡ mayor romántico de la historia universal de la literatura: El entrañable Don Quijote de La Mancha.

Un abrazo.

JOSÉ BONO MARTÍNEZ

PRESIDENTE DE CASTILLA-LA MANCHA

Navega por el sumario, para leer los distintos artículos de este número.